Ecommerce en España: la revolución está por venir

Me encuentro con un informe de GFK que ubica a España, junto con Portugal, a la cola de Europa occidental en penetración del ecommerce para “Technical Consumer Goods” (electrónica de consumo, electrodomésticos, informática, etc). Bueno, no es que sorprenda, claro, pero esperaba una penetración algo mayor. Al parecer (y esto sí me sorprende), en los últimos cuatro años, las ventas online sólo consiguieron recortar un raquítico 0,7% al canal tradicional.

Vale, convengamos que habrá mucho producto de importación paralela que compramos en España y probablemente estará engrosando las cifras de venta de Francia, Holanda o Alemania. De acuerdo, pero también lo había en 2007, de modo que eso no explica el lento avance durante los últimos cuatro años. Para que nos entendamos: el ecommerce crece tres veces más lento en España que la media de nuestros vecinos. Al menos en esta categoría. En concreto un 29% de crecimiento acumulado en los últimos cuatro años contra un 81% de media en los 11 países de comparación.

¿Y esto que significa?

Si el ecommerce fuera una tendencia coyuntural, sería una muy mala noticia: significaría que estamos perdiendo el tren, que estamos dejando pasar la oportunidad de aprovechar una tendencia que podría beneficiarnos mucho. Pero no lo es. El comercio online no es un tren que pasa, es más bien una estación que hay que construir. Es un cambio estructural que adoptaremos tarde o temprano. En nuestro caso, parece que tarde (al menos mucho más tarde que nuestros vecinos). Pero tendremos que adoptarlo.

La buena noticia es que la revolución aun no ha empezado, pero empezará, seguro. Aun estamos a tiempo de formar parte del inicio del gran cambio. Por mi parte, me confirma una vieja sospecha: lo que algunos pretenden mostrar como un negocio maduro en España, implantado y, por tanto, con altas barreras de acceso, no es más que una feria de domingo, un puñado de chiringuitos de playa que tendrán que madurar y transformarse pronto, o serán arrollados cuando los grandes players del sector empiecen a tomarse en serio el canal. Para ello, hará falta que toda la cadena de valor se transforme: fabricantes, plataformas, retailers, empresas logísticas, instaladores… todos. He ahí parte de la explicación del retraso que llevamos. Pero ocurrirá, tarde o temprano, y allí estaremos para verlo.

La mala noticia es que hay players más allá de los Pirineos que están adquiriendo mucha fuerza, desarrollando infraestructura, conocimiento y tecnología muy rápidamente mientras en España dormimos la siesta y nos comemos los mocos.

  • Delicious
  • Facebook
  • Digg
  • Reddit
  • StumbleUpon
  • Twitter

5 comentarios a Ecommerce en España: la revolución está por venir

  • Crees que es debido a las tiendas actuales, o bien que el usuario español no le ve el valor añadido suficiente como para dejar de comprar en la “tienda/gran superficie del barrio/ciudad”.

  • Mau Santambrosio

    Hola Jordi, antes que nada bienvenido y perdona por la demora en responder…
    Sinceramente creo que las razones se acumulan a lo largo de toda la cadena de valor. Empezando por lo fabricantes, que en muchos casos no tienen ni idea de cómo afrontar el desafío del canal online. No saben bien como proteger el canal tradicional, y muchas veces acaban pasándose de frenado, haciendo más difícil aun el desarrollo del online. Luego, las tiendas actuales… bueno, la red ha bajado las barreras de acceso a la distribución, realmente no hace falta mucho para abrir una tienda online (de hecho, las primeras tiendas online fueron antes de informáticos que de retailers). En definitiva, la red ha dado acceso a infinidad de nuevos players, la mayoría de los cuales, no tienen una estrategia clara más allá de ser el más barato. Han visto una ventana de oportunidad y se han lanzado a la batalla sin tener muy claro como diferenciarse y competir más allá del precio. Lo que les ha hecho entrar en una espiral de destrucción de valor en beneficio del precio. Y ningún mercado se desarrolla destruyendo valor. La destrucción de valor aleja al consumidor del canal: el nuevo canal necesita vencer la resistencia al cambio del consumidor, y para eso es necesaria una percepción de valor muy superior, una motivación muy fuerte.
    Al final, no son más que síntomas de inmadurez. Los que destruyen valor irán cayendo y los que lo creen quedarán. Entonces el consumidor encontrará motivos para vencer la resistencia al cambio y comprar online.

    Un saludo!

  • Si bien hay paises que van muy por delante, creo que en todos los países de habla hispana, la situación con el e-commerce es similar a lo que se vive en España.

    Sobre lo que menciona Jordi, creo que esto se debe tanto a las tiendas como a los consumidores.

    Por un lado, las tiendas no han logrado desarrollar estrategias online que les permita llegar a los hogares u oficinas de sus clientes, además de que en muchos casos ni siquiera cuentan con la infraestructura necesaria, como ejemplo puedo citar el Cyber Monday en Chile, sin duda alguna una muy buena idea pero mal implementada, ya que los servidores de las cadenas departamentales se cayeron al no soportar el tráfico en los sitios, provocando en el cliente una mala experiencia de compra.

    Por otra parte el consumidor también juega un rol fundamental, como sabemos el comercio electrónico involucra en gran medida los pagos con tarjeta de crédito, sin embargo, cabe destacar que América Latina la tasa de bancarización de la población es muy baja comparada con países desarrollados, y si a esto sumamos que aún existe mucho miedo a realizar pagos online por supuestos “fraudes”, no cabe duda que aún nos falta mucho por recorrer en cuanto a comercio electrónico.

    Creo que sin duda alguna España está mucho más avanzado que los demás países de habla hispana en este tema, aunque aún falta mucho camino por recorrer en el e-commerce

  • Creo que el nivel educativo es correlativo al uso del comercio electrónico.
    En España, el 60 % de la población NO tiene estudios secundarios.
    En sectores de consumo cultural, por ejemplo, hay mayores tasas de compra on line porque el segmento de población interesada tiene más formación. Igual en viajes y turismo cultural.
    La formación importa.
    Un abrazo,
    Boris

  • Seo

    Realmente la revolución en España aún está por llegar, en otros países europeos parece que la cosa ya va despegando a otro ritmo.

Deja un comentario

 

 

 

Puedes usar estas etiquetas

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>